jueves, 3 de diciembre de 2009

Un "pío pío" contra la Comisión de Propiedad Intelectual

En este mismo momento se está celebrando una reunión y los representantes de las industrias culturales en Internet para debatir sobre la nueva ley que permitirá anular o suprimir el derecho a Internet de aquellos portales que alojen copias de contenidos regulados por derechos de autor. Si alguien dudaba de que las posibilidades de la red sean solo cometer actos ilegales es esta misma reunión la que lo desmiente. Los propios asistentes a la reunión están utilizando sus cuentas de Twitter para describirnos minuto a minuto lo que ocurre en presencia de Ángeles González Sinde desde sus dispositivos móviles. Si alguien pensaba que el mundo de la información no puede o debe cambiar llevado por la "corriente" la red, debería entrar aquí ahora y dejar de agarrarse al clavo ardiendo del pasado impreso. La propia ministra debería hacerlo.

viernes, 2 de octubre de 2009

Con McCann hemos topado

La prestigiosa empresa de publicidad ofrece trabajo a diseñadores e ilustradores a cambio de... NADA. ¿Pretenden desbancar el "palabro de moda: mileurista" para sustituirlo por cerourista?

Ayer la bolsa de trabajo de cierta escuela de arte de Madrid especializada en diseño y gráfica publicitaria recibió una oferta anónima. Un bienechor, un mecenas, un paladín de los nuevos talentos publicitarios ofrecía tres puestos de trabajo, y digo bien, de trabajo. Se requerían dos diseñadores gráficos y un ilustrador a los que se exigía control de Freehand o Ilustrator, Photoshop, Quark Xpress e Indesign (no, no sé que sentido tiene trabajar con ambos software cuando sirven exactamente para lo mismo). ¿El sueldo? ¿Qué sueldo? ¿Trabajar para una desconocida empresa de publicidad no les parece retribución suficiente? ¿No es suficiente con la experiencia adquirida de saber lo que significa ser explotado por una multinacional, trabajar ocho horas al día en una oficina, soportar las prisas y las fechas límite que se tienen que aguantar en este sector y todo antes de cobrar un duro? Muchos profesionales de la publicidad hubieran agradecido una oportunidad como esta para saber, antes de ser contratados, que no querían dedicarse a esto.

Pero... Si tan valiosa es esta "formación" ¿por qué se oculta la empresa solicitante? En el nivel de vida digital en el que nos movemos, las empresas de publicidad aún más, ¿por qué no ofrecen su web o su mail?¿por qué solicitan que los candidatos manden su currículum en formato cd a una dirección física: Comboook. Att Rocío González Andrio. Paseo de la Castellana 165. 28046 Madrid? ¿Acaso estos propulsores de la economía, estos mentores de la publicidad no se sienten muy orgullosos de querer tener a tres profesionales trabajando para ellos durante 8 horas a cambio de un cheque de comida?

Si esta es la razón de tanto secretismo están demostrando que no saben mucho sobre Internet. Porque averiguar qué empresa tiene su sede en cierta dirección física o para qué empresa trabaja la tal Rocío González Andrio es mucho más sencillo que averiguar el propietario de una cuenta personal de mail. Es decir: si quiero que me mandes un currículum sin que se sepa quién soy me abro una cuenta de hotmail, yahoo, o de gmail para parecer más profesional, con un nombre de usuario indescifrable.

Efectivamente. Si buscamos la dirección en google el resultado es que esta dirección son las oficinas de McCann. Si "googleleamos" a la persona de contacto averiguamos que su perfil está en Xing como responsable de recursos humanos de una empresa multinacional publicitaria, y si tenemos nuestro propio usuario de Xing (sí señores empresarios, los pringados hipercualificados en paro que buscamos trabajo en publicidad también tenemos acceso a Xing, no es una red social exclusiva de los ricos e influyentes) comprobamos que trabaja para McCann.

McCann, McCann, McCann, McCann. MCCAAAAAAAAAAN. Puedo decirlo más alto pero no más claro. Los cutres que están pidiendo tres profesionales para trabajar gratis, y que han tenido la decencia de pagarles el almuerzo para que no se mueran de hambre durante esos meses sin cobrar son los señores de la prestigiosísima empresa internacional de publicidad McCann.

Muchos de ustedes se preguntarán por qué me echo las manos a la cabeza si está a la orden del día contratar becarios por un sueldo mínimo. Pero es que contratar becarios está legislado. Un becario trabaja un máximo de cinco horas, no ocho. Un becario tiene que recibir un sueldo mínimo como ayuda al transporte y la manutención, no un indecente cheque de comida. Un becario tiene que ser una persona que aún está recibiendo formación de una titulación oficial, es estudiante de diseño gráfico o de ilustración, no es un diseñador gráfico o un ilustrador. En resumen, ser becario es digno, y buscar un becario es legal. Lo que McCann busca es aprovecharse del trabajo de un profesional sin darle nada a cambio. Y digo nada porque estoy convencida de que después de 3 o 6 meses trabajando gratis cuando esa persona exija una mínima gratificación a cambio no le darán ni las gracias y llamarán al siguiente pringado de la lista.

Cuando en esta sociedad hipócrita nos preguntamos por qué hay tanto licenciado en el paro, por qué los españoles de 25 a 40 años siguen viviendo con sus padres, por qué estamos en crisis, la respuesta es ahora inmediata: que se lo pregunten a empresas como McCann, líderes mundiales en beneficios a costa de la ilusión y la necesidad de los demás. En cierta ocasión estuve en las oficinas de Momentum (filial de promociones de McCann) y les dejé mi currículum. Pues bien. Señores de McCann, tírenlo, si es que no lo hicieron en cuanto me di la vuelta ese mismo día. Yo no quiero trabajar para ustedes. Mis valores morales no me lo permiten.

Lo único que me queda es preguntarle a aquellas personas que se plantean que mandarían su candidatura para esta "oferta" y a aquellos que se plantean que merece la pena degradarse hasta tal punto por sacarle partido a los estudios superiores que cursaron durante años. ¿No es más digno volverse a poner los anillos y trabajar como cajero de supermercado?¿O más rentable al menos?

viernes, 28 de agosto de 2009

La vuelta al... ¡coleeee!

Año tras año la publicidad se supera a sí misma con su capacidad de impacto. Pero hay cierto tipo de anuncios que siempre han dejado huella. Una huella de depresión y agobio que no nos quita ni la paella gigante de Fairy ni la Baba de caracol. Son los temidos anuncios de la vuelta al cole, encabezados por un cruel comandante que se esconde tras un halo de inocencia infantil pero que en el fondo está corroído por la decadencia y ranciedad de su jefe: El Corte Inglés. Sí, me refiero al temido anuncio de "los corticoles".

Es curioso como, después de muchos años de haber terminado de estudiar, la publicidad de la vuelta al cole sigue creándonos ese nudo en el estómago y ese sudor frío que amenaza tormenta y oscuros madrugones. Muchos dicen que es porque la vuelta al cole supone también tener que andar llevando a los niños a clase y dejándose el sueldo en libros de texto. Pero a los que no tenemos hijos nos afecta igual. Otros alegarán que es porque en Septiembre se nos acaban las vacaciones y la vuelta al cole coincide con la vuelta al trabajo y a la rutina diaria. Pero, que coño, este año nos hemos pasado el verano en la oficina a causa de la crisis (eso los que no se hayan quedado en paro y no tengan el placer de volver de vacaciones) y aún así nos entran nauséas de solo oir la palabra. "Corticoles"..."corticoles"... Suena como una maldición en un lejano idioma desconocido...

Sin duda nuestra aversión a la publicidad estacional de últimos de Agosto obedece a un severo trauma infantil. Hay terrores que nunca se olvidan. Yo a menudo sigo teniendo horribles pesadillas en las me faltan 4 créditos para acabar la carrera y no tengo manera de encontrar las fechas de examen en los infinitos tablones de la facultad. Aquello que nos ocurre en los primeros años de nuestra vida nos marca para siempre, y más si es una pesadilla que se vive año tras año. Y lo peor es que no es suficiente con sustituirla por la de la declaración de la rente en Junio.

Aunque sus primos, los anuncios de las colecciones por fascículos, les van a la zaga, nada en estas épocas sienta tan mal como la vuelta al cole. Y es que aprender a bailar o construir el Titanic tiene unas connotaciones mucho más positivas que la compra de "babis" y tijeras sin punta, aunque sepas que a partir del tercer fascículo te van a sajar 15 euros y vas a tener que dejarlo.

Siempre cabe mencionar a dos marcas de papelería que han intentado superar la maldición del sector y hacer unos anuncios que te hagan ver el lado bueno de tener que usarlas:

Maped se empeña en enseñarnos lo cool que son sus artículos. Pero ¿quién utiliza ese tipo de artilugios de alegres colores para estudiar o trabajar? ¿el profesional liberal con estudio propio que trabaja desde casa y gana una pasta gracias a un trabajo creativo que le encanta? No. Tu trabajo no tiene mucho que ver con el suyo. Mierda de vida... Tú nunca te mereceras tener la goma de borrar redonda con tapa de Maped. ¡Confórmate con la Milan de toda la vida o intenta sacarle partido a la del portaminas, si eres capaz! Él es genial, es Maped. Tú eres un pringao.

Cuadernos Oxford lo intenta mostrándonos que a partir de cierta edad el ir a clase puede convertirse en una aventura o en el principio de nuestra vida (no por estudiar precisamente). Hacen un anuncio con historia, muy currado... Pero, para que engañarnos, a partir del tercer visionado esa música se te torna más triste que la marcha fúnebre. Empiezas a pensar que tenías que haber elegido al que se sentaba a tu derecha y no al tío al que perseguía la sombra de tinta por el metro... Esa sombra nunca fue un buen presagio... Ese maldito cuaderno te ha destrozado la vida.

En resumen. Los anuncios de la vuelta al cole son malos. No solo para los niños. Y durante quince días no nos queda otra que apagar la tele y bajar la cabeza en las estaciones de metro. De los centros comerciales ni hablamos. Prohibido terminantemente pisar cualquier gran superficie en la que se vendan libros y artículos de papelería. Si es cierto que te pueden atracar con un lápiz nunca te sacarán tanta pasta ni te harán tanto daño como si lo hacen con una foto de un lápiz. Mmmmm, ¿es muy tarde para advertir que no miréis arriba?

sábado, 18 de julio de 2009

Con poco me lo monto 3. El ocaso de Fanta

¿Quién me mandaría a mi ver aque primer anuncio de Fanta y entar en este círculo concéntrico de las promociones con sintonía pegadiza? Ahora la CocaCola Company va a sacar un nuevo refresco cada tres semanas para obligarme a escribir un post. Porque, ¿alguien había visto la Fanta sin burbujas hasta este momento? Lo peor es que los anuncios y, sobre todo, las letras de la consabida cancioncilla van cada vez a peor. Al menos en este se han molestado en contratar figurantes.

Lo que realmente no entiendo es el argumento del anuncio. Se supone que toman la Fanta sin burbujas para no despertar a los abuelos. Pero ¿desde cuando las burbujas hacen ruido dentro de una lata? ¿Insinuan que la verdadera razón es que no les den gases y no se pongan a eructar y tirarse pedos como locos? Porque si piensan que eso va a llamar la atención en una residencia de ancianos es que nunca han tenido abuelo.

Lo del hermano sigo sin entenderlo aunque supongo que debería hacerme gracia. Pero no es el caso.

En fin, lo prometido es deuda.

Mira que rollo más frikie, con el Juanfri, con el Richie, flipas...

A ver a mi abuela y a mi hermano. Tienen un plasma genial.

Y en mitad de la siesta a jugar sin que se oiga ni esta.

Estas Fantas, no despierten y nos cambien de canal.

Lo más cutre: ni siquiera han sabido meter el nombre del producto que anuncian en la canción.

sábado, 4 de julio de 2009

Michael Jackson no está muerto

"Las últimas semanas de luto para los fans, de reclusión de la familia y de falsas autopsias no han sido más que un enorme tinglado para una gran campaña publicitaria: la que apoya el lanzamiento de un nuevo disco inédito y una nueva serie de conciertos del Rey del Pop".

Las proximidades al estadio de los Lakers llenas a rebosar, medios de comunicación pululando a millares como moscas al olor de la mierda fresca, plazas hoteleras agotadas, ramos de flores por doquier...Y cuando todo el mundo espera verle llegar un coche fúnebre llega Michael Jackson... vivito y... moonwalkeando, rodeado de los mismos bailarines que le acompañaban en las imágenes del último ensayo, y ... monta el espectáculo... Y sale cantando thriller, para acabar de reirse de todos nosotros... Una enorme patada en los huevos de los medios de comunicación. De todos los que se han aprovechado de él en vida y de los que lo han hecho en muerte. Se quita la peluca y... ¡no está calvo!

¿No sería un gran titular? Entiendo que a muchos fans les haría sentirse algo estafados pero, ¿más de lo que se sintieron muchos cuando el Rey del Pop fue acusado de pederastia? Un escándalo positivo en su larga lista, porque ¿no deberían sentirse más bien reconfortados y felices de que su ídolo siga vivo?

También sería una gran campaña publicitaria. La más grande jamás vista. Pero ahora que la publicidad viral llena nuestras vidas de mentiras y de noticias falsas. ¿Hasta qué punto no sería esto una evolución lógica de las técnicas de marketing? ¿Sería una vergüenza? ¿O tal vez una obra de arte?

Pensándolo bien no es una idea tan "descabellada". ¿Quién ha visto su cadáver? ¿Por qué murió de un día para otro si estaba perfectamente en el ensayo un par de días antes? ¿Por qué sus bailarines no han hecho declaraciones? ¿Por qué tanto misterio? ¿Por qué no se ha acusado formalmente al médico de su muerte? ¿Por qué esa llamada tranquila y pausada a urgencias? Pues porque es un montaje... el mayor y el mejor montaje jamás creado. Y encima con la añadidura de que el chaval que le acusó de pederastia ha confesado que todo había sido una gran mentira... ¿Qué mejor que darles un poco de su propia medicina?

Aunque hay una única pieza que no encaja. ¿Arriesgarse a sufrir cualquier tipo de agresión por parte de un pirado por una alta dosis de atención mediática? ¿Era tan adicto Jackson a la necesidad de volver siendo el más grande? Por eso si el martes se ve el cadáver de Michael Jackson en un ataúd, no voy a dejar de pensar que todo ha sido un montaje, solo que Michael ha preferido el anonimato a la fama y se ha ido a vivir a un remoto país del Pacífico, con otro nombre y otra vida más digna por delante.

martes, 30 de junio de 2009

Michael Jackson. Ese tipo grande, blanco y calvo que salió en Los Simpson.

Hace cinco días que conocí la noticia de la muerte de Michael Jackson y hace cinco días que no me encuentro muy bien. Hace cinco días que solo le escucho cantar, en youtube, en Spotify, en mi cabeza... Cinco días en los que he rebuscado entre sus videoclips sin saber muy bien qué quería encontrar. Muchos eran videoclips que nunca había visto porque, seamos sinceros, yo nunca fui fan de Jackson.

Nunca me planteé si me gustaba o no. Nunca tuve una canción favorita. Él estaba ahí como una pieza fija de mi mundo infantil desde que tengo uso de razón: como Marte o el Océano Pacífico, que sabes que están ahí aunque no los hayas visto y cuyas noticias tomas como algo natural porque no crees que el entenderlo esté en tu mano. (Un día me dijeron que Marte era rojo y que ocupaba la cuarta posición en el sistema solar, tenía 7 años y me pareció raro pero bien; un día vi el videoclip de Bad y me pareció que Michael, del que siempre me habían dicho que era un hombre negro, se me hacía más bien femenino y blanco, tenía 7 años y me pareció raro pero no me pareció mal). Era la representación de la música y de la fama, igual que el sol era la del día, el olor de los filetes empanados era la de la cena o Kevin Arnold era la de la niñez. Nunca me molesté en buscarle el porqué. Y es que, insisto, nunca fui fan de Michael Jackson.

De lo que siempre he sido fan es de Los Simpson. Cuando los estrenaron en España mi padre grababa todos los capítulos en una cinta de VHS, supongo que lo hacía con la intención de no perderlos si dejaban de emitirse. Yo nunca vi razón para hacerlo. Estaban ahí y pensé que siempre iban a estar, como representación de una crítica interna a la cultura americana. Pero según pasaron los años me di cuenta de que no necesitaba VHS´s, tenía todos los episodios grabados en la cabeza. Recordaba algunos diálogos completos, y prácticamente todas las canciones, los dibujos decoraban mis paredes, no me importaba ver los capítulos repetidos una y otra vez y, como no, algunos me parecían míticos.

Especialmente siempre me ha dejado una sonrisa en la boca el episodio 7F24 "Stark raving dad" (un juego de palabras sacado de la expresión "stark raving mad" que quiere decir algo así como "loco de remate"). El argumento lleva a Homer por pura casualidad, como de costumbre, a ser encerrado en un hospital psiquiátrico al ser tomado por loco. Allí conoce a un tipo gordo y calvo que dice ser Michael Jackson, y que canta, baila y, sobre todo, habla igual que él. Homer le invita a pasar unos días en el 742 de Evergreen Terrace, donde el resto de la familia se lleva un tremendo disgusto al comprobar que aquel maniático que sale y entra del manicomio a sus anchas no se parece físicamente en lo más mínimo al rey del pop. Esta decepción es especialmente patente en Bart, hasta que el falso Michael se gana su amistad ayudándole a componer una canción como regalo de cumpleaños para Lisa. Finalmente el extraño admite su verdadera identidad (Leon Kompowski, albañil en Cleveland) y recupera su verdadera voz en aquel monólogo imponente en el que confiesa: "un día empecé a hablar así, y me di cuenta de que cuando hablaba así la gente era más feliz, así que seguí hablando así...".

Aquella siempre me pareció una gran moraleja basada en la figura de Michael Jackson. Y siempre estuve convencida de que a los guionistas les caía bien Jacko y que quisieron hacerle un homenaje pero, dados los problemas legales que suponía aludir directamente a su figura, habían inventado aquel personaje loco de Kompowski para poder dar su opinión sin ofender claramente a nadie. Esa era una verdad irrefutable que para mí estaba ahí y que nunca se me pasó por la cabeza rebatir. Como que Michael Jackson era la música y que los filetes eran la cena... Hoy, después de cinco días buscando algo que no sabía qué era, he encontrado la solución a la extraña desazón que me inundaba sin saber por qué.

Michael Jackson era, como yo, fan de Los Simpson. Aunque, claro, sus posibilidades iban mucho más allá. Especialmente entusiasta del personaje de Bart (como casi todos allá por los primeros 90) escribió parte del tema que lanzó al estrellato al pequeño pelopincho amarillo "Do the bartman", pero como podía ir más allá ... Un día Matt Groening recibió una llamada de El rey del Pop, diciendo que quería tener un personaje de la serie, pero no quería que nadie le reconociera. Quería hacerlo porque le gustaban Los Simpsons, quería mantenerlo en privado y que su nombre se escondiera bajo en seudónimo de John Jay Smith. Así que James L. Brooks, en vez de cambiar el color de su piel a amarillo esta vez, inventó el personaje de Leon Kompowski y la situación en la que se introducía en la familia. Jackson fue quien se empeñó en reproducir un mínimo detalle habitual de su vida: la recepción oficial de bienvenida (alcalde Quimby incluido) que se monta alrededor del rumor de su llegada y que se viene abajo cuando del coche, en vez de el afamado cantante, sale el rechoncho Leon. También exigió que su personaje cantase una canción junto a Bart. Pero esa canción no se había incluido en el contrato y, una vez compuesta, fue interpretada por Kipp Lennon.

La intervención de Michael Jackson en este capítulo fue la precursora de los "special starring" de Los Simpson, por los que han pasado personajes tan famosos como U2, Aerosmith, Sting o Elisabeth Taylor, y les obligó a firmar con sus verdaderos nombres (o al menos sus nombres artísticos) puesto que la intervención de John Jay Smith había traído grandes problemas legales (paradójicamente, en eso sí tenía yo razón) a Matt Groening que, excepto a Dustin Hoffman (cuya intervención es anterior), prohibió que ningún personaje famoso firmara con seudónimo sus intervenciones en Los Simpson. Según se ha hecho público, la voz verdadera (grave y ronca) que muestra Kompowski al final del capítulo fue doblada por Hank Azaria. Es decir, Michael Jackson no recuperó la voz que había sido la suya al cantar temas tan crudos como Dirty Diana, y se olvidó de "hablar así" ("así" como lo hacía él de un tiempo a aquella parte), o eso dicen... Quizá porque temía que todo el mundo en el estudio de grabación dejara de "ser feliz".

Por eso después de cinco días preguntándome por qué me planteo dudas existenciales desde que se dijo que El rey de Pop había muerto, si probablemente él esté ahora feliz de que por fin el mundo entero le haya dejado en paz, me doy cuenta de que a lo mejor inconscientemente sí era fan de Michael Jackson y por primera vez se me cae una lágrima. Porque de todas sus canciones mi favorita siempre fue: "Happy birthday, Lisa".

Arriba: "Happy birthday, Lisa" cantada primero por Michael Jackson en una versión no oficial y después tal y como apareció en "Stark raving dad" por Kipp Lennon.
Abajo: La canción principal de la película "Ben" que lanzó al estrellato a un jovencísimo Jackson en solitario y que ganó un globo de oro y fue nominada a un oscar. Cantada por Lennon y dedicada a Homer Simpson.

lunes, 22 de junio de 2009

Es una fieshta así que tú la palmas

Cada día se extiende un poquito más por la red el rumor de que uno de los chavales protagonistas de la última campaña de Fanta (y digo uno porque aunque el menda en cuestión era el protagonista absoluto del primer anuncio de Con poco me lo monto ha caído a un segundo plano en el nuevo spot del lavacoches) es, ni más ni menos, que el joven actor del anuncio de Ausonia más conocido por hacer famosa la frase “es una fieshta” en un alarde de fuerza interpretativa o de presión de brackets.
Desde Kekorto nos apresuramos a desmentir tal falacia (aunque admito que yo misma lo creí en un primer momento) y estamos dispuestos a demostrarlo. Así que hemos capturado dos frames de ambos anuncios y los hemos juntado par poder hacer un análisis exhaustivo (sé que hubiera sido mejor haber optado por el segundo de Fanta para que el decorado fuera el mismo, el interior de un coche, pero insisto en que a este chico le han quitado últimamente el protagonismo y casi no se le ve la cara):

  • O el anuncio de Fanta se rodó 5 años antes que el de Ausonia y se estrena con un retraso considerable, o el chaval de la foto nº 2 es otro, más pequeño o al menos más bajito, que el de la nº 1.
  • La nariz del chico nº 1 no solo es notablemente más grande que la del nº2 sino que tiene una forma completamente diferente y un pronunciado caballete, mientras que la otra nariz (aunque no se queda atrás) es más lo que se llama una nariz de punta-pelota
  • La cara del chaval de Fanta es bastante más redonda que la del de Ausonia que se caracteriza por ser lo que vulgarmente se denomina una “cara-caballo” con bastante más barbilla y, aunque ambos niños son “paposios”, los papos del primero se deben a la postura forzada de su sonrisa metálica mientras los del segundo son perpetuos.
  • Conclusión: ¿Parecidos? Cierto. ¿Hermanos? Posiblemente. ¿La misma persona? Insisto, solo si el anuncio de Ausonia se hubiera rodado antes, pero mucho antes, que el de Fanta, cosa que es bastante dudosa. Sea como fuere, me parto de la risa cuando veo ambos anuncios.

    Por último, y solo si sois muy freaks, podéis comprobar que en los segundos 5 y 22 de los respectivos anuncios se puede ver que los lunares de los papos derechos (izquierda en la pantalla) de ambos actores no coinciden en posición, tamaño ni color.

    miércoles, 17 de junio de 2009

    La fiesta del cine dominguero

    Una iniciativa que solo dura 3 días intenta animarnos para que vayamos al cine por 2 euros. ¿Gallina de los huevos de oro o patada en los huevos?

    De nuevo la asociación de productores de cine española FAPAE vuelve a la carga, y nos preguntamos por qué no nos hemos enterado, por qué la asociación de internautas no ha puesto el grito en el cielo ni se comenta nada en los grupos de presión contra Sinde. Pues sencillamente porque esta vez lo que hace FAPAE, y sin que sirva de precedente, es una promoción del cine en salas en vez de una demonización del cine en internet.

    Como es habitual en este mundillo se han sacado de la manga una promoción especial para que durante 3 días (21, 22 y 23 de junio) podamos ir a ver cualquier película en ciertas salas pagando solo 2 euros. Obviamente esto es más una medida a rescatar del recuerdo cada vez que haya que quedar bien de cara a la opinión pública que un intento real de atraer gente al cine o de que no nos sintamos estafados. Los señores de FAPAE están pensando: "vale, al que vaya al cine el domingo que luego le salgan baratas las demás entradas, pero que se entere cuanta menos gente posible, que eso es una bajada en la recaudación que no nos podemos permitir". De hecho en el dossier de prensa de su página web no hay ni una sola foto promocional descargable para que podamos poner de inicio de artículo y he tenido que recurrir al viejo truco del pantallazo.

    La promoción funciona así:

    Si vas al cine pagando entrada completa el domingo día 21 se te debería entregar un pasaporte con el cuál en cualquier sala de las adheridas te tienen que dejar pasar por solo 2 euros a cualquier película y sesión durante ese mismo día y los dos posteriores

    La primera duda que se tuvo desde este blog fue si las salas adheridas serían dos y estarían en Bollullos del Condado (sin ánimo de ofender a los bollullanos). Pero parece que en ese sentido la promo aprueba con un listado bastante amplio de salas en toda España, incluyendo salas dedicadas al cine independiente y en versión original (como las Renoir) así como salas conocidas y de buena calidad para blockbusters, vamos, que hay para todos los gustos.

    El tema está ahora en ver como se desarrolla la promoción, aunque teniendo en cuenta que no se le ha dado mucha publicidad no me da muy buena espina. Lo que más me preocupa son cosas como:

    • ¿Te permitirán pagar el precio reducido por carnet de estudiante, joven, jubilado, etc... para la primera película que pagues el domingo sin ponerte problemas para darte el pasaporte?

    • ¿Entrarán en la promoción la películas con suplemento-como las de 3D-? En ese caso es el momento de ir a ver Coraline pagando unos 5 euros (2 de la promo más los 3 del suplemento de 3D) en vez de unos 10 que suele costar.

    • ¿Se ofrecerá el pasaporte a todo el espectador que vaya al cine el domingo, incluso aunque no lo pida? No lo creo. Los abueletes suelen ir al cine los domingos con los nietos pero no suelen estar muy al día de estos temas (aunque de todo habrá) y ofrecerles que no paguen cuando lo van a hacer de todas formas no es el proceder habitual de FAPAE.

    • ¿Estarán todas las salas enteradas de la promoción y la llevarán a cabo sin problemas? Ya me veo pagando por la primera peli y sin poder entrar a ninguna otra.

    • ¿Habrá problemas para usar el pasaporte en una sala diferente a aquella en la que se adquirió? En principio y según la web oficial si se podría hacer pero habrá que esperar para verlo. Sin duda, sería lo ideal, puesto que tragarse todas las películas en cartel de una misma sala por muy barato que te salga es como cargarse con un saco de estiercol porque has visto un cartel en el que ponía "mierda gratis".

    En principio esta iniciativa en la sombra se ha dado en llamar la fiesta del cine. ¿Quién se atreve a comprobar si en esta barra libre sirven garrafón?

    miércoles, 10 de junio de 2009

    Letra de Fanta Zero y volvemos a subir las estadísticas.

    Parece que lo de Fanta ha sido una campaña publicitaria con estudio de mercado previo. Sí, reíros, pero no sabéis cuantas grandes empresas en España se anuncian con lo primero que se les viene a la cabeza. O eso o se han dado mucha prisa en grabar un segundo anuncio al ver lo que subían las estadísticas de esta web al colgar la letra del anterior. Lo fuerte, es que aquí estamos de nuevo, desgraciados como siempre, haciendo publicidad de Fanta y sin ver un céntimo (que la gente entre a una web no quiere decir que pinche sus anuncios). Esta vez transcribiendo la letra de la canción del anuncio de Fanta Zero por orden del sufragio universal. Aunque llamarle a esto canción...

    Y ahora el tema del verano...

    Que apostamos a que acierto

    Y si pierdes al concierto invitas

    Y tu vas en tanga de leopardo y con botas de cowboy

    Esta lata es de Fanta

    Es Fanta Zero así que tu la palmas

    Yo lo flipo. Sin azúcar. Pero es que sabe total.

    Esta vez no me voy a limitar a poneros la letra y callarme lo que pienso de ella. En el anuncio anterior lo hice porque me gustaba, lo acepto. De hecho no me daban ganas de matar al chaval de los rizos, como he oído por ahí. El caso es que ahora me dan ganas de matar al que se venda los ojos. 

    Parece que, otra vez, la voz la ponen los chicos de Zodiacs, aunque esta vez la rima (asonante o consonante) brilla por su ausencia y el playback lo ve hasta un ciego. Por otro lado uno de los grandes aciertos del anuncio anterior (la variedad de escenarios en los que se había rodado) se sustituye por el gran error de grabar únicamente "en el interior de un coche, dentro, a su vez de un túnel de lavado (o lavacoches, como uds. prefieran)". ¿Qué? ¿Que también sale un tío en tanga en un concierto? Lo siento, cerré los ojos en esa parte. Sin contar con que se han olvidado del tema que trataba el anuncio anterior y que era lo que realmente tenía gracia. ¿Dónde ha quedado el con poco me lo monto? Al final va a ser verdad y todas las grandes empresas sacan la publicidad de lo primero que se les viene a la cabeza y al ver que tienen más éxito del esperado se ponen a rodar lo más fácil, lo más rápido y lo más cutre de un día para otro. Esperemos que no hagan versión extendida.

    Si quieres leer el artículo sobre el anuncio de "con poco me lo monto" haz click aquí. Sí quieres leer la letra haz click aquí.

    jueves, 4 de junio de 2009

    David Carradine muere de nuevo.

    ¿Quieres una camiseta de David Carradine? Haz click aquí.

    Y esperemos que las últimas noticias de que su agente ha desmentido que haya muerto ahorcado sean falsas. O al menos que nunca nos las confirmen.

    Carradine ya murió una vez pero de forma lenta y solapada. Se extinguió poco a poco de nuestras pantallas cómo el polvo de sus botas tras dejar Kung Fu. Poco a poco el mundo se fue olvidando de él. Daba igual que siguiera actuando o no. Su expresión extraña y su taimado magnetismo no fueron suficientes. Pero una muerte cinematográfica no es definitiva y una muerte natural sí lo es. Por mucho mito pulp y mucho homenaje que se eche sobre su tumba corremos el riesgo de olvidar de nuevo. Un ahorcamiento es una muerte tan cinematográfica que seguiremos atentos por si todo ha sido por exigencias del guión y mantendremos la esperanza de que un doctor Tarantino le resucite de nuevo.

    Este es el homenaje que le rinden en blogdecine.com: una escena perfecta tanto estéticamente como desde el punto de vista de la interpretación. Aunque los más freaks preferirán recordarle por el monólogo sobre Superman en la misma película, una interpretación superheróica del mundo que le tocó vivir. Que no sean los últimos.

    martes, 2 de junio de 2009

    X-Men: los orígenes de Torrezno

    ¿Quieres una camiseta con esta imagen? Pincha aquí

    Bonito título ¿verdad? Quizá mejor que la película... No. No es un error. Solo es una traducción más fiel del título original "X-Men Origins: Wolverine" y darle un nombre más adecuado a este señor con patillas y garras de adamantium que desde su traducción en España intentan vendernos como mutante con orejas de lobo pero que en realidad no lo es. Y es que la bonita palabra anglosajona wolverine, por mucho que se parezca a wolf, no identifica a los lobos jóvenes (me pregunto yo qué tiene Logan de joven) que serían literalmente wolf cubs (crías de lobo) sino a un mustélido de pelaje largo y denso cuyo aspecto recuerda al del oso y que, aunque también llamado carcayú, en España solemos conocer con el despectivo nombre de glotón.

    Sí señor, wolverine es un glotón con todas las de la ley, un animal solitario con territorio de caza bien definido que ataca a sus víctimas por sorpresa y que, además, se define como el omnívoro por excelencia, porque lo mismo le da comer carne que pescado o comer presas vivas o  muertas. En este sentido no resulta tan extraño que se le diera al personaje mutante ese nombre, pues en cierto modo es un animal con una dieta profundamente parecida a la de los humanos pero con grandes dotes de cazador. Sin embargo, está visto, que por estas lides no nos caía muy bien el animalillo y, lejos de ver la relación que guardábamos con él, no se nos ocurre otra cosa que tratarle de tragaldabas. Y claro ¿imaginan que éxito podía tener un superhéroe llamado Glotón? Así que volvemos a caer una vez más, como humanos españoles que somos, tropezando en la piedra de traducir como nos viene en gana y el mutante con ciertas atribuciones  de animal peludo parecido a un oso, se convierte en la Península en un lobo, que no solo tiene mejor reputación sino que nos es más conocido y querido desde que se emitió El hombre y la tierra.

    Sin embargo no es la nuestra la peor traducción aplicable al alias de James Howlet, en Latinoamérica en los cómics de La patrulla X se le daba el nombre de Guepardo, que al principio tendría más sentido a causa de la licra amarilla del traje, pero que ahora no pegaría ni con cola con la reinvención del personaje. Porque si hay un personaje reinventado una y mil veces en la historia del cómic ese es Wolverine pero, para permanencia de nuestro error, el nombre ha perdurado y con él el lío en la traducción: no me harto de ver carteles anunciando X-Men orígenes: Lobezno, mientras que en el sitio oficial de la película han querido dejar de lado las contradicciones y han traducido solo medio título dejándolo en "X-Men orígenes: Wolverine".

    Pero no es necesario mantener el nombre original del personaje para ser fiel al mismo. Y puede haber dos opciones más correctas que llamarle Lobezno: una sería ser conscientes de que un glotón tiene un aspecto y unas características más cercanas a las de un oso y llamarle Osezno, o por el contrario podríamos cargar con todo el peso del idioma y el significado de la palabra glotón y llamarle Torrezno.

    miércoles, 27 de mayo de 2009

    Letra de Con poco me lo monto

    Por petición popular (todo según Google Analytics) os transcribo la letra de la canción de los Zodiacs para el anuncio de Fanta.

    Voy a contarte mi vida
    sin un pavo y sin movidas,
    si la casa invita yo me apunto y 
    no me pierdo ni un fiestón.
    Tardes gratis de cines. 
    Unos euros entre los cojines.
    Y en la cancha con la jet-set
    aunque curre de castor.
    Mola encontrar zonas wi-fi
    para ver todos los vídeos frikis.
    Macroconcierto por el morro
    y además en zona VIP
    Vacaciones solidarias 
    en un cole que está en Nicaragua.
    Cambio abrigo super-retro 
    por un finde en Amsterdam.
    Oooohhh! de promociones sobreviviré
    y esta chupa compraré
    y nos la pondermos tres.
    Yyyy me meteré en la gran entregaaa
    Langosta, sushi y caviar (estas reventando el bar).
    Una mosca en el suflé
    así que lo paga usted.
    Canguro de noche siempre es un buen plan.
    Me hago DJ y entro "by the face"
    y una churri japo, menudo pibón, 
    dice que me invita a que vaya con ella a Japón.

    martes, 26 de mayo de 2009

    Con poco me lo monto

    El nuevo anuncio de Fanta me ha llegado a lo más hondo del imaginario colectivo. No voy a negar que por norma general todos los anuncios de la Cocacola Company me suelen afectar bastante y que todavía se me cae la lagrimilla cuando recuerdo el del viejo y el bebé. Algo harto barato si confieso también que, por mucho que su publicidad haga mella en mi mente consumista, sigue sin gustarme la Cocacola, ni la Fanta, ni nada que tenga burbujas, y aunque haya algo que me gusta no lo compro. De hecho esta es la razón por la que me ha afectado tanto este último anuncio, porque es un claro retrato de mí misma. No sé si con poco me lo monto pero si hay forma de sacarlo gratis ahí estoy yo. Normalmente los que vivimos de promociones y tarjetas de descuento no solemos airear nuestros trucos pero, por un lado, la crisis también han hecho mella en las marcas y de un tiempo a esta parte hay menos que sacar de lo que había antes, y por otra, a ritmo de los Zodiacs es mucho más fácil. Así que siguiendo la letra de "Con poco me lo monto" os voy a ir contando dónde, cómo y con cuanto montaroslo.

    • Si la casa invita yo me apunto y no me pierdo una degustación: y todavía recuerdo aquella promoción en el Carrefour en la que el promotor dejo un plato de jamón de 50 cm de diámetro abandonado mientras se iba al descanso... Y es que si vas a la compra lo mejor es ir sin comer, a un supermercado grande y ser posible en sábado y en horario laboral (los promotores suelen tener jornada partida y guardan las comida mientras se van a comer, que paradoja).

    • Unos euros entre los cojines. Esto me lo confesó un mendigo habitual de los Starbucks. Tengo que aceptar que nunca he encontrado un céntimo en uno de sus sofás. Pero si alguien se atreve a levantar los cojines seguro que encuentra de todo.

    • Tardes gratis de cine. Esta afirmación tiene dos vertientes: la del preestreno gratis y la del descuento universitario. La primera es la más golosa pero también más difícil de conseguir: lo mejor es que si quieres ver una película que se va a estrenar en breve te patees la red buscando entradas promocionales para el preestreno. Algunas páginas de entradas y de cine regalan invitaciones a los usuarios registrados (aunque en ese caso la peli la eligen ellos) y algunas productoras hacen pases especiales para bloggers (¿os creíais que yo escribía por amor al arte?) La filosofía del descuento tiene una máxima que yo sigo al pie de la letra "ser universitario hasta morir", o al menos tener una tarjeta en la que diga eso (para menores de 26 se puede sustituir con el carné joven). Las tarjetas de universidad no suelen ser fáciles de falsificar pero sí suele ser fácil que la universidad se equivoque y te la siga renovando hasta años después de haber terminado la carrera, entonces te darás cuenta de que aquella secretaria retrasada que se equivocaba año tras año al hacerte la matrícula tenía una misión que cumplir. Por lo general casi todas las salas tienen descuento para universitarios y carné joven entre semana pero el Cinesa Proyecciones en Madrid lo tiene también los findes. Una tercera opción es hacerte amigo del de la taquilla o del que vende las palomitas pero eso ya queda a su elección.

    • Y en el Bernabeu con los ultras aunque curre de promotor: hubo una época de mi vida en la que me hubiera puesto las botas si me hubiera gustado el fútbol. Trabajaba de comercial (esto quiere decir patearte la calle y suplicar a los aficionados que te den sus datos) de las tarjetas de socio del Real Madrid y del Atlético de Madrid (sí, de ambos). Tenía que dar unas cuantas vueltas al estadio intentando encasquetarlas y cuando empezaba el partido me podía quedar a verlo gratis. Es peligroso cuando te toca un derbi porque si los del Madrid se acuerdan que la semana anterior hacías tarjetas del Atlético y viceversa pueden tomar represalias pero supongo que para un forofo merece la pena el riesgo.

    • Macroconcierto por el morro y por la edad: érase una vez que existía una web del carné joven de la Comunidad de Madrid (extinta desde el momento en que Esperanza Aguirre empezó a oír hablar de recesión) en la que respondiendo preguntas fáciles te daban puntos canjeables por conciertos, entradas al teatro, al cine... La cultura nunca fue tan barata como antes de cumplir los 26. Pero aunque ya no tengamos acceso a ese carné, ni el >26 de ninguna opción de ocio, tened en cuenta que para conseguir el carné de estudiante internacional ISIC basta con estar matriculado en una escuela oficial de idiomas y, aunque aquí no tiene muchos descuentos, en el extranjero sí.

    • De promociones sobreviviré: ¡cómo abriga mi chupa de Cocacola!, (¿nos la ponemos los tres?) Y es que he llegado a conseguir entradas gratis para la Campus Party de Valencia cuando mis amigos pagaban 160 euros por cabeza. Insisto, no me gusta la Cocacola pero es acojonante la cantidad de botellas que la gente deja tiradas por la calle y mientras existió El movimiento Cocacola y tenía un radar en los ojos que me alertaba cada vez que algo rojo brillaba en el suelo. Por lo general todas las webs y comunidades de usuarios en las que los regalos se consiguen por acumulación de puntos merecen la pena: ahora mismo están en activo la de Cola Cao y la de Evax (¿que eres un tío? te diré que el año pasado conseguí entradas gratis para la final del Masters Series haciéndome pasar por uno, y no es necesario comprar compresas para conseguir los pin codes de sus envases...)

    • ¿Una mosca en mi tarjeta del Club Vips?: pues debo de ser yo... Como experta en tarjetas de fidelización de clientes me veo obligada a decir que esta es la única que merece la pena. Pero hay que saber usarla: aprovechar las promociones acumulables y esperar a que haya una promoción para gastar los eurovips acumulados. Con facilidad puedes llegar a dar de comer a dos personas por 1 o 2 euros.

    Y un churri japo, menudo pibón, dice que me invita a que vaya con él a Japón: pues esto no me ha pasado nunca pero todo está por llegar, ¿no? (termínese la frase silbando la melodía de la canción).

    miércoles, 20 de mayo de 2009

    La diferencia entre un Macintosh y un Mac

    Ayer una amiga me planteaba el reto de explicarle cuál era la diferencia entre un PC y un Mac. Al principio se me ocurrió decirle que los Macintosh se habían creado para un público más profesional, con unas necesidades mínimas de rendimiento y visualización a las que en aquella época no llegaban los PC (todavía recuerdo cuando a mi padre le cambiaron los ordenadores en el trabajo y me metió en la habitación aquel monitorazo  de 20 pulgadas con logo de manzanita multicolor que no cabía en mi escritorio). Era un tiempo en el que tener un aparato de Apple te daba unas prestaciones que no podías conseguir con un PC genérico, y esa sensación de estar luchando contra Bill Gates como David contra Goliat

    Luego  no pude evitar cambiar el argumento y decirle que ahora el tener un Mac o el trabajar con él es más bien una cuestión de imagen. Eres más guay si tienes un Mac, eres más profesional si trabajas con Mac y, sobre todo, tienes más pelas si te compras un Mac. Solo hay que ver cómo ha cambiado el nombre: antes era un Macintosh, ahora es una palabra cosmopolita, global, innovadora, proactiva, y demás cualidades que se solicitan en los anuncios de Infojobs pero que nadie sabe exactamente qué son.

    Y, qué casualidad, que en soitu.es publican hoy una foto que ilustra una conferencia de periodismo de innovación en Stanford pero que es un ejemplo perfecto de este cambio. Lo que veis arriba es una multitud super guay (no en vano son estudiantes de periodismo, seguramente de "periodismo digital") fanática de Mac. Lo que veis abajo es un anuncio de Apple del año 1984 (año en el que se lanzó el primer Macintosh) en el que se presentaban cómo el salvador de las masas que, imitando lo que ven en el de al lado, seguían a Microsoft e IBM ciegamente. Los usuarios de Apple de arriba son ahora lo más parecido a cómo nos mostraba a los seguidores de las "computadoras" de la época. ¿Se habrán convertido en aquello que intentaban desacreditar?

    Photo by Berbercarpet under Creative Commons licence

    jueves, 14 de mayo de 2009

    Hay alguien ahí que empieza a hacerlo bien

    Está visto que el gusto de los internautas por descargar series extranjeras que llenen el hueco de desasosiego que dejan Escenas de matrimonio o Física o Química no solo tiene consecuencias negativas, como se empeña en hacernos creer esa ministra de aplauso facil, sino que empieza a ser el reto que les faltaba a los productores españoles para salir de su abulia. Es incluso posible que hayan empezado a plantearse  que la mejor manera para competir con contenidos de calidad no sea quejarse sino apostar por la calidad dentro de casa. Y, aunque el elenco de actores españoles todavía deja un poquito que desear, la factura técnica de las nuevas series como Hay alguien ahí, La chica de ayer o Doctor Mateo empieza a ser algo a tener en cuenta. De pronto parece que en los sets de rodaje hay un director de fotografía y no alguien que se haya dejado la luz del baño encendida, parece incluso que alguien haya pensado en el guión al hacer el casting en vez de volver a llamar a aquel amigo con el que hizo la obra de Navidad en el colegio y al que aún le debe mil duros desde los 80.

    Pero todo tiene un principio y en el caso de la producción de Plural este es el programa de Iker Jiménez. Es posible que cuando 4º Milenio comenzó su andadura más de uno nos planteáramos como un programa de contenidos tan excasos de discusión, tan faltos de material documental e incluso, en ocasiones, tan absurdos (pienso en aquel sobre el Yeti, en el que se juntaron en el plató 5 o 6 reputados desconocedores de la criatura) podían llegar a resultar tan entretenidos, tensos e incluso para algunos (hablo por mí) aterradores cuando apagábamos la televisión y la casa se quedaba a oscuras. Sin duda porque la capacidad del equipo técnico del programa era por descontado superior a la de lo que estamos acostumbrados a ver y porque se veía que las reconstrucciones, que en cualquier otro programa de este tipo no hubieran sido más que ilustraciones anecdóticas, estaban creadas con mimo y con trabajo duro que, al fin y al cabo, es primordial para que las cosas salgan bien. De cada una de las grabaciones de 4º Milenio salía una pequeña historia completa, una especie de cortometraje de terror en el que todo estaba hilado al milímetro: montaje, iluminación, efectos, actores... y que sin demasiados medios conseguía piezas completas de excelente calidad. A los que nos dimos cuenta de este potencial nos daban ganas de que esta gente saliera del nicho del late night dominguero y nos pegara un buen susto utilizando ese talento para grabar cortos, series o películas. Finalmente alguien con voz y voto debió de pensar lo mismo y nació Hay alguien ahí.

    Si bien tiene un guión un poco culebronero (la audiencia española es la que es y hay que satisfacerla al completo) y un maltrato de sus propios personajes por los que no comparto el gusto, esta serie tiene más cosas buenas que malas, y eso es de agradecer.  La planificación, la fotografía y el ritmo empiezan a asemejarse a una producción americana. Eso sin hablar de la elección de los actores que, cada vez más, toman las normas de los maestros exigiendo una concordancia total con el personaje tanto física como psicológica y exigen cierto nivel interpretativo. Es una pena que no se hayan dado cuenta de que aunque ciertas series de éxito internacional se basen en juzgar a la coral de sus personajes por algo malo que todos comparten (véase que no hay personaje de Lost que no haya roto un plato en su vida) es necesario que éstos  tengan cierta capacidad de identificación con el público y que al fin y al cabo acaben cayendo bien (cosa de la que los integrantes de la familia Pardo, niña incluida, están cada día más lejos). No obstante, si hubiera que rescatar algún actor de la paellera de la españolada, sin duda sería alguno de los de esta serie y, para bien de los que seguimos pensando ver la tele durante muchos años, serían los más jóvenes.

    Es posible que los internautas sean unos piratas sin escrúpulos, unos ladrones de la cultura, unos delincuentes irresponsables. Pero si gracias a ellos alguien se dio cuenta de que en este país somos capaces de hacer competencia a Medium levad el ancla y dejemos que este barco fantasma siga habitando en las pesadillas de Jose Luis Moreno. JUA JUA JUA JUA (leasé como risa malvada y/o diabólica).

    martes, 28 de abril de 2009

    Devo-ción

    Esta entrada no tiene su origen en mi cabeza sino en Silicon Valley. Tengo un conocido al que frecuento últimamente y que se llama Google Analytics. Como suele pasar con los informáticos, es un tío tímido; se pasea por mi blog cada dos por tres pero nunca escribe un comentario (igual que tú). El caso es que ya van dos o tres veces que me dice que la gente llega al blog preguntando por "látigo de regaliz de Smithers" pero se quedan bastante chafados al encontrar a Homer Simpson esculpiendo en puré de patatas. Así que este post va dedicado al látigo de regaliz de Smithers (y en general a Smithers cómo uno de los mejores personajes de la serie y que más repelús puede llegar a dar)... y a los que buscan su látigo (ahhhh, picarones...)

    Esto es una introducción rápida para el que no tenga ni idea de qué está leyendo. Smithers: en Los Simpsons ayudante personal del señor Burns, por el que siente, cuanto menos, un profundo cariño ( el resto del mundo se pregunta "¡¡¡¿Por queeeeé?!!!"), y que en el capítulo especial de spin offs (4F20) aparece vestido de vaquero flagelando el suelo con un látigo de regaliz (liquorice whip en inglés).

    Lo siento. No pude encontrar un vídeo de mejor calidad. 

    ¿Y qué tiene que ver esto con los fallos en Matrix en los Simpson? Pues el caso es que yo, la primera vez que ví este capítulo, no tuve ninguna sensación de dejá vu, pero probablemente alguien más versado que yo en la música de los 80 sí lo tuvo. (Es que yo en aquella época escuchaba las canciones de Barrio Sésamo, aunque al final de la década me dio por cantar a voz en grito la de Oliver y Benji). Esta singular performance de Smithers está directamente basada en un vídeo de Devo, unos señores que solían cantar con una especie de molde para gelatina en la cabeza y gafas de trabajo transparentes, y cuya obra videográfica me es imposible insertar aquí porque ellos mismos o su discográfica se han encargado de censurar. Aunque podéis verla aquí.

     

    Como es obvio en el caso de Smithers, aparte de que el látigo es de regaliz (que le va mejor al personaje) él, a pesar de cantar, no va vestido como los Devo sino de vaquero, como el resto de personajes, de este extraño, extraño videoclip. Como apreciación "intelectual" el que sí viste como los Devo, palabras textuales suyas (al menos en la película, si alguien tiene a mano el libro -mi novio ha prestado el suyo cuando más lo necesitaba- que me confirme sí en alguna página hay mención al respecto) es Buho Nocturno en Watchmen (2008). 

    Como conclusión diremos que en USA ("no hay gusa" también de los Simpson) están acostumbrados a homenajear a Devo como mito de la postmodernidad y que la imagen al principio de este post tenía una razón para estar ahí.

    sábado, 18 de abril de 2009

    "Los aires difíciles" del Ministerio de Cultura

    Mientras comienzo a escribir este artículo TVE me deleita con un partido de Rafa Nadal en directo a través de su web, otra de las cosas legales para las que sirve tener una “amplia” conexión a Internet.
    El nombramiento de la presidenta (ahora ex) de nuestra versión patria de Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas como nueva ministra de cultura ha levantado ampollas en la comunidad internauta pero probablemente también lo haya hecho en otros ámbitos de la cultura. Por un lado la posición radical que esta señora ha tomado desde que tiene voz y voto en el audiovisual español contra las redes de P2P basándose en el desconocimiento y la demonización no hacen que parezca la persona más adecuada para tratar de legislar las lagunas respecto a las nuevas formas de descarga legal e ilegal de contenidos; y por el otro se trata de una persona de cine tremendamente concienciada con el mismo, pero de la que se desconoce el vínculo con el resto de industrias culturales españolas, por lo que se da a entender que su nombramiento es solo un ataque directo a la descarga de audiovisual y no a velar por la cultura en su más amplio espectro.
    Declaraciones como: "¿Para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuantos gigas?¿Para mandar e-mails?" dejan en entredicho su capacidad para entender las posibilidades de la red en el día a día teniendo en cuenta que la actual banda ancha del españolito de a pie está entre el 1 y los 20 megas. Obviamente esta señora desconoce que aparte de las descargas ilegales y el correo electrónico, Internet se utiliza para muchas más cosas: dejando aparte aplicaciones que no exigen de demasiada velocidad en la conexión como son las redes sociales, la publicación de contenidos vía blog o comentarios en otros medios digitales. La posibilidad totalmente legal y auspiciada por los propios creadores y cadenas de televisión de ver in streaming contenidos audiovisuales no parece existir para ella, así como que gran parte de los internautas españoles utilizan su “giga” para ver videos relacionados con las noticias de los principales medios de comunicación, seguir series españolas que se emiten en Internet aparte de en televisión, por el propio interés de sus productores, o ver algunas cuyo único medio de difusión es on line y que si (a duras penas) pueden sacar unos eurillos para ganarse la vida es porque una mayoría de internautas utiliza su mega para entrar en sus webs y justificar la publicidad de que las sustenta.
    La creencia de que los problemas del cine español radican en las descargas ilegales no solo está totalmente injustificada sino que desatiende al obligatorio estudio que se debería hacer de cualquier medio de difusión de la cultura antes de criticarlo. Cualquier habitual a las descargas de P2P sabe que la descarga de cine español no solo es poco frecuente sino difícil (puesto que las redes de P2P se basan en la intercambio de archivos y la facilidad con que un contenido se descarga es directamente proporcional a la cantidad de usuarios que lo tengan almacenado en su ordenador).
    Por otro lado la proliferación en los últimos años, de las descargas de series americanas cuyos capítulos no se emiten en abierto en nuestro país y, por tanto, de las comunidades creadas por los fans para una única serie (Lostzilla, Heroes Spain...) así como de aquellas que promocionan, en general, sus descargas dejan de manifiesto el gusto del público de la red por lo del otro lado del charco (quizá porque tiene más calidad, quizá porque es algo que nos niega la televisión nacional, quizá porque nos dan el caramelo y luego nos lo quita emitiendo dos o tres temporadas de una serie sin ningún rigor de programación y repitiéndolas hasta la saciedad cuando en su continente de origen ya ha terminado de emitirse después de 10 años en antena). También es cierto que este gusto de los últimos tiempos por descargar lo que se acaba de emitir en países angloparlantes y que no tiene doblaje en español ha reavivado la capacidad del españolito de a pie por ver el audiovisual en vo subtitulada (algo que hace unos años era más bien típico de intelectuales y cinéfilos) y deja, de nuevo, patente la falta de información de algunos actores que han apoyado las ideas de Sinde declarando que no descargan cine por Internet porque se ve muy mal y porque prefieren la versiones originales (cuando para cualquier amante del cine en vo la mayor parte de las veces Internet es la única forma de ver ciertas películas extranjeras y las descargas de pirateos screemer provenientes de grabaciones directas en la sala de cine son escasísimas).
    Los opositores de una ministra que (quién sabe si por miedo a que se entrevean en sus palabras nuevas regulaciones de las líneas de adsl o porque realmente carece de iniciativa propia) ha dicho en una entrevista a la Cadena Ser "No vengo a inventar nada sino a continuar un trabajo" desde la Asociación de internautas y de diversos grupos en las redes sociales han llegado a apostar por la posibilidad de solicitar a las redes de descarga que retiren los contenidos españoles con derechos (en general cine y música) de Internet, puesto que el uso ilegal de los mismos es tan bajo que poca gente en la red se quejaría y la ministra se daría cuenta que incluso sin la posibilidad de esas descargas ilegales el cine español sigue haciendo la misma taquilla.
    Los más directamente afectados ya se prohibiera la descarga de contenidos españoles en las redes de P2P o ya se redujera el ancho de banda (aparte de todos los amantes de series como Fringe, Flight of the Conchords, The IT crowd, Damages, The Office y un largo etcétera de series que no podemos ver por televisión en España y cuya descarga no afecta en lo más mínimo al cine sino que hace abrir los ojos a unos programadores basureros) serían los nuevos creadores que utilizan estas herramientas para dar a conocer sus obras y los realizadores de cortometrajes que, obviamente, para Sinde, no entran dentro de la expresión “cine español” (será por eso por lo que no se les hace un hueco dentro de la industria). Si estos promotores (porque lo son) de la cultura no pudieran albergar sus obras en redes de visionado como Youtube se verían obligados a recurrir a un diseñador web que les creara una página propia para colgar sus vídeos. Esto no solo supondría un gasto para ellos sino un recorte en la difusión de sus obras puesto que (como todo el mundo, menos la ministra, sabe) ciertas plataformas consiguen más espectadores que la páginas web oficiales de sus creadores o de sus marcas ( en el caso de la publicidad) y se han convertido en un cultivo de virales cuyo impacto supera con creces a la antigua publicidad de spot. Así como un aumento de negocio para los diseñadores y programadores web que verían multiplicados sus clientes. Pero si la ideas del ministerio pasan por reducir las velocidades de conexión pensando que así van a evitar que los internautas se bajen a miles copias ilegales de “Una palabra tuya” no solo pierden negocio los creadores audiovisuales en ciernes sino los escritores, los diseñadores, los programadores, los ingenieros de telecomunicaciones y la sociedad entera que se verá de nuevo obligada a ver cosas como Callejeros o Dónde estás corazón.
    Aunque si me pongo del lado de la señora ministra y me fijo en el las descargas ilegales todavía se hacen de cine español me pregunto si se sorprendería al saber que una gran parte de ellas llevan un rótulo intermitente en el que se lee “esta copia es de uso privado para los miembros de la Academia de la Artes y la Ciencias Cinematográficas de España". Para que alguien descargue cine ilegal alguien debe cargarlo primero.
    Este artículo se publica simultáneamente en Soitu.es.
    Ilustración de Miguel Martínez-Losa sobre logo de The Pirate Bay.

    viernes, 13 de marzo de 2009

    ¿Quién se resiste a ser VIP?

    Aunque la crisis está haciendo cerrar a las pequeñas empresas y despedir media plantilla a las grandes, parece que hay ciertos sectores que se están aprovechando de ella. Algunos se aprovechan también de la necesidad de “pensar que ahorramos” que nos corroe en estos tiempos y a la vez del consumismo descocado al que nos habíamos acostumbrado y del que no es tan fácil desengancharse.

    Las empresas de venta de stocks por Internet han creado el nuevo concepto comercial de que los productos de marca pueden salirte más baratos si los compras de forma virtual. El método es sencillo pero eficaz: se contacta con marcas que tengan stocks de temporada que ya creen imposible vender y ofrecen venderlos a través de la red por un precio menor. Al usuario le llega la información cómo si fuera una gran oferta a la que sólo él tiene acceso por ser quien es y solo durante un periodo de tiempo limitado (lo que le suma valor intangible al producto y un aire de exclusividad mayor del que ya tenía) . Así acabamos comprando cosas que a lo mejor no se nos habría pasado por la cabeza salir a comprar a su tienda correspondiente (ya sea física o virtualmente), y el fabricante nos encasqueta un producto por el que ya pensaba que no iba a sacar un euro, vendiéndolo, la mayoría de las veces, a alguien que nunca pensó que fuera un posible comprador. Teniendo en cuenta unos gastos de envío que dependen de las dimensiones del producto, obligaciones de hacer una compra mínima y demás artimañas... todos contentos. Claro está... hasta que te llegan a casa esos pantalones superfashion y te das cuenta de que no tienes el mismo ancho de caderas que la modelo de la foto. Entonces caben dos opciones: devolverlos y que te devuelvan el dinero dando siempre por perdidos los gastos de envío, o si los pantalones te han costado menos de lo que pagas por el transporte (muchas veces pasa) quedártelos y aprovechar para ahorrar también en la lista de la compra hasta que quepas dentro.

    Sin duda debe ser una estrategia rentable. Empezaron con ropa y complementos, siguieron con electrónica de consumo, productos del hogar... Pensábamos que el siguiente paso era la comida, pero aunque parezca lo más lógico es un sector en el no hay tanto stock (todo el mundo tiene que alimentarse siempre que no haya comprado ropa por Internet antes); así que el siguiente paso fue la oferta inmobiliaria.

    No nos echemos las manos a la cabeza. Cuando se puso de moda la búsqueda de piso 2.0 nos pareció de lo más normal. Siempre es más completo y barato anunciar en la red pudiendo poner fotos, vídeos, etc. En algún momento tendría que pasarse del anuncio a la venta, o a la “compra más barata si eres nuestro cliente vip. Porque, recuerda, no es que el promotor vea que no vende el piso ni a la de tres, es que tú eres especial y tienes la oportunidad única de comprar un piso a un precio mucho menor del habitual, aunque no estuvieras pensando en hacerlo”. Ahora, como cliente “megachachi” que no puede dejar pasar esta gran oportunidad me surgen dos dudas: ¿puedo devolver el piso si luego no quepo dentro? Y ¿cuanto me cobran de gastos de envío por un artículo tan grande?

    sábado, 7 de marzo de 2009

    Cómo leer cómics si no te gustan los superhéroes

    Crecí como casi todo hijo de vecino de los 80 creyendo que el cómic era la versión yanki, violenta y fantasiosa de Zipi y Zape y que los que lo leían eran adolescentes barbilampiños con poco más de dos dedos de frente. Pero por casualidades universitarias me vi arrastrada a los subsótanos de ciertas tiendas del Madrid más castizo y más sórdido al mismo tiempo. Lugares que huelen raro y a cuya oscuridad tienes que adaptar tus ojos cuando entras, lugares a los que jamás me hubiera aventurado sola, lugares en los que solo hubiera esperado encontrarme al dependiente de la tienda de cómics de los Simpson y gente por el estilo. Para mi decepción, en más de una ocasión la gente que se dibujaba dentro eran señores de traje y corbata que miraban la puerta de vez en cuando para asegurarse que de que sus socios no descubrían su afición oculta. Y es que mi tipificado prototipo del lector de cómics era, antes de que las películas los convirtieran en algo de moda, el mismo que tenía y todavía tiene la mayoría de la gente que nos rodea.

    Viendo que mis tardes de sábado empezaban a convertirse en un deambular entre tiendas de cómics, me decidí a que era un medio al que a lo mejor había que darle una oportunidad e intenté poner los dos pies dentro de esta literatura. Digo intenté porque fui incapaz de leerme dos cómics de superhéroes seguidos. De hecho me sentía culpable porque me parecía una forma de narrativa con muchas posibilidades y que las historias adquirían un carácter más completo que las puramente escritas, pero, quizá por la complejidad de las relaciones grupales o por la sencillez de los elementos comunes (a saber: tipos que vuelan, malos malísimos que absorben poderes de los buenos para dominar el mundo, accidentes científicos que cambian la vida de académicos apáticos...) me resultaba un mundo tremendamente aburrido. Hasta que me dí cuenta de que a lo mejor el problema no era el medio sino los temas, y que los superhéroes no eran los personajes de cómic más adecuados para mí. Esto lo descubrí el día que cayó en mis manos el mítico e hiperconocido y extremadamente comentado (aún más a partir de hoy) Watchmen. A este le siguieron gran cantidad de novelas gráficas (el si se les debe llamar novelas gráficas o cómic es un asunto farragoso que da para escribir un libro y en el que no voy a cometer el error de meterme) que utilizan la viñeta para abrirnos las puertas de un mundo realista prescindiendo de superpoderes; así como cierta asiduidad por los artículos del señor Mena. Ahora sufro las miradas abyectas de mis compañeros de trabajo por encima del hombro cuando al llegar al metro yo saco un librito con dibujos en vez de el último bestseller. Probablemente, el último estreno de Watchmen (la película) ha hecho que mucho profano en el tema se haya leído una de las veinte mil nuevas ediciones del libro y crea que le ha gustado porque hace una crítica de lo poco heroica que puede ser la vida para alguien con mallas pero sin superpoderes. En ese caso les animo a que no se queden ahí, reten a la sociedad, suban la cabeza cuando sus compañeros de la oficina les digan: “yo no sabía que tu eras de ese tipo de gente que lee esas cosas”. No es necesario que te gusten los superhéroes para que te gusten los cómics. Y a lo mejor te gustan estos:

    • Ambientada y escrita durante la Guerra Fría, Watchmen bebe directamente del miedo nuclear de la época y oculta una crítica social tras la cortina fantástica de la existencia de unos héroes disfrazados pero sin poderes que se empeñan en proteger a una sociedad que no quiere ser protegida. La existencia de un superhéroe al uso con poder atómico ilimitado no es solo una excusa para parodiar los cómics más conocidos sino una que es una metáfora sobre la relación entre la sociedad y sus propias armas de destrucción.
      Ventajas de tener dibujos: Aunque para muchos ya no hay vuelta a atrás, no es recomendable leerse esta novela cuando no se está acostumbrado a la narración gráfica. Tiene una estructura muy compleja y un color plano que puede hacer que nos perdamos en los primeros capítulos. Pero una vez que los ojos se adaptan se te pega a las manos y no puedes dejarla. La introducción de una historia paralela que cuenta de forma espeluznante la violencia del ser humano, se hace de forma extremadamente sutil mediante la inclusión de un personaje que lee un cómic junto a un kiosko ajeno al resto de la trama. Metalenguaje en estado puro y una crítica feroz que dispara hacia todos lados. Ojo a fijarse en todo, en muchas viñetas hay dibujos que pueden pasar desapercibidos pero que ayudan a entender la trama.

    • Maus tiene como excusa una narración en primera persona del holocausto judío vivido por el padre del autor y contado con una cotidianidad que lo hace, si cabe, más cruel. Pero en el fondo es un análisis de las relaciones paterno-filiales más allá de fronteras y religiones. Extremadamente entretenido y a la vez conmovedor es fácil devorarlo en un par de días. En 1992 le otorgaron un merecidísimo premio Pulitzer .
      Ventajas de tener dibujos: Los personajes se nos presentan, como una metáfora social, dibujados antropormórficamente: los judíos tienen cabeza de ratón, los nazis de gato, los polacos no judíos de cerdo. Esto no solo deja clara la idea que el autor tiene de cada uno de estos grupos sino que es un rasgo obvio que identifica a los personajes sin que la descripción sea necesaria.

    • Un canto a las libertades en una historia real que nos ayuda a comprender la vida de los civiles durante la guerra. En este caso el telón de fondo es Irán y el yugo la conversión del país en una república islámica que cambia por completo las formas de vida de unos ciudadanos que, hasta el momento, vivían sin extremas normas religiosas en una sociedad moderna y cosmopolita. Para la autora, como para muchas otras personas, la imposición de unas leyes que considera absurdas se convierte en un obstáculo insalvable entre su libertad de expresión y sus raíces. Su fiel, aunque recortada, adaptación cinematográfica fue elegida para representar a Francia en los oscars 2007. Una narración irónica y desenfadada que te hará en ciertas ocasiones darte cuenta de que te estás riendo a carcajadas de cosas que en realidad no tienen la más mínima gracia.
      Ventajas de tener dibujos: el cambio físico que va experimentando la protagonista durante la historia es de una importancia cumbre en la misma y está claramente destacado. La adaptación de los personajes a las formas de vestir impuestas por la república islámica y lo absurdamente cómico de las situaciones que se crean por culpa de la ropa y los velos transmiten al lector un agobio que sienten los que están privados de ciertas libertades básicas.

    • Aunque es más conocido como creador de personajes fantásticos como The Spirit (cuya última adaptación a la gran pantalla por parte de su colega Frank Miller no salió muy bien parada) Eisner fue un excelente cronista de su época. En esta ocasión también se aventura a sacar los trapos sucios de casa y mostrarnos la vida de los inmigrantes judíos a Estados Unidos en los años 20 y 30 haciendo una retrospectiva de la suya propia. Una visión fría de la hipocresía social que no deja opción a la indiferencia.
      Ventajas de tener dibujos: si bien las penurias que se narran en esta historia no son tan cruentas como las anteriores la mano de Eisner tiene la capacidad de arrancar del papel un dibujo extremadamente duro que hace de ésta una lectura de repulsión hacia la decadencia de los personajes. Esto es especialmente notable en los gestos y las muecas que en ocasiones resultan incluso esperpénticos. Un ejemplo de cómo en ocasiones un dibujo vale más que mil palabras.